Una grave infección de la piel empieza a desaparecer del mundo con el plan diseñado por un joven médico catalán (“La Vanguardia”)

Oriol Mitjà demostró cómo erradicar en 48 horas y con una sola píldora la enfermedad de pian, que afecta a 100.000 niños cada año

La enfermedad de pian es una infección que ulcera la piel e inflama los huesos y que sufren 100.000 niños cada año en el mundo más pobre. Con zapatos, agua corriente y jabón no la sufrirían, pero es endémica al menos en decenas de islas del Pacífico, en los bosques del centro de África, y hasta hace tres años, en las zonas más pobres de la India. En los estados más pequeños y recónditos, como la República de Vanuato o las Islas Salomon, han logrado eliminarla sin apenas presupuesto: sólo con una píldora por persona, una sola toma, de un antibiótico que en España se usa para las bronquitis y las anginas, la azitromicina, y que cuesta medio euro para los adultos y 20 céntimos para los niños.

Esta estrategia de erradicación la inventó un joven médico de Arenys de Munt, Oriol Mitjà, y le dio todo su aval la OMS hace dos años. “Funciona: a 36 meses de la prueba piloto la bacteria no ha reaparecido”, explica el médico, que es investigador de ISGlobal. Mitjà es una celebridad aquí: premio Príncipe de Girona, estratega de infecciones olvidadas de la OMS desde que explicó cómo acabar con la infección, profesor en la UB, y protagonista de un documental que se estrena este martes en Caixa Forum donde se explica toda su peripecia contra la enfermedad de pian.

Llegeix aquí l’article